lunes, 30 de julio de 2007

8ocho8ocho8ocho8ocho

Pues Luis me incluyó entre sus ocho víctimas en esta cadena. Tengo que escribir ocho cosas acerca de mí misma y seleccionar a otras ocho personas para seguirla.


1. Familiera, mi familia es como un imán, nos alejamos y nos peleamos y seguimos volviendo los unos a los otros. En la mesa de comida de los domingos hemos aprendido de historia, política, fútbol, compromiso, racionalidad y sobre todo acerca de la vida. Mis hermanos y yo, viajamos, nos mudamos, cambiamos, crecemos y siempre volvemos a la mesa los domingos por la noche.

2. Confiada, prefiero darle todo el mundo el beneficio de la duda aunque no siempre se lo merezcan. No puedo pasar por la vida desconfiando de todo el que me rodea y prefiero vivir creyendo en el ser humano que en la paranoia constante de la duda.

3. Reservada, no soy propensa a exhibicionismos gratuitos, es lo que más me cuesta acerca de la escritura, enseñarme a los demás.

4. La Literatura, para mí no es sólo una pasión, es la manera en la que veo al mundo, es la oportunidad de ponerme en los zapatos de miles de personas al mismo tiempo, creo en la literatura como una herramienta para cambiar al mundo, que te abre a otras vidas y te da la capacidad de ser más compasivo.

5. Rara, uso el reloj en la mano derecha y no soy zurda, le tengo fobia a las aves y no sé la causa, vivo distraída y medio ciega, la gente se cruza conmigo y no los reconozco, soy incapaz de seguir un mapa, me acuerdo de todo lo que he leído y no podría decir qué fue lo que comí ayer, me puedo entretener mirando un árbol y me aburren las películas de acción, trato de vivir mi vida sin direcciones pre-establecidas y sin embargo estoy increíblemente enfocada. Soy rara y lo he asumido y me gusta ser así.

6. Neurótica, afortunadamente mi neurosis es generosa y no me impide vivir, solamente tengo una serie de tics, obsesiones y manías que me ayudan a sentir un cierto control a pesar de mi inutilidad para las cuestiones cotidianas.

7. Conversar, es un arte que trato de cultivar con la gente que me rodea, me encanta, es otra manera de aprender el mundo y la vida.

8. Simple, no aspiro a tener dinero ni a viajar por todo el mundo, me conformo con acostarme a dormir cada noche pensando que he vivido un buen día.


Como las personas que voy a elegir no tienen blog (hasta dónde yo sé) pueden escribirlo como comentario en el mío y deben elegir a 8 personas más: Marcela, Natalia, David, María, Carlitos, Roberto, Carina, Beatriz

jueves, 12 de julio de 2007

Señas de Identidad

¿Qué hace uno cuando, mirándose en el espejo de los años se encuentra con la persona que siempre ha temido? Esa que se esconde en las sombras perversas de la personalidad. ¿Cómo se borra las marcas alrededor de la boca que muestran la falta de sonrisas? ¿En qué momento se convierte en ese espíritu obediente que camina por costumbre?
¿Qué botón aprieta? ¿Dónde hace click para apagar estos miedos que dirigen el andar?
¿Dónde se erradica esa tristeza que se siente al tomar las decisiones adecuadas, al contestar con las respuestas razonables y las opciones lógicas?

Me encontré con la otra yo, con esa sombra de la vida que no tengo.
En la vida siempre existe alquien que es todo aquello que uno no puede llegar a ser; el recordatorio de todos nuestros defectos y nuestros miedos. Esa persona que, sin intención, te escupe el reflejo de tus frustraciones. Hoy la vi, no ha cambiado. Sigue siendo el negativo de mi vida, de los riesgos que no tomé, de las cosas que no he cambiado.

¿Cúando me convertí en la escencia de mis miedos?